108 Dagobas .... Xia, Qingtongxia


Cerca de la ciudad de Qingtongxia (China), en la ladera de una montaña encontramos las 108 estupas o dagobas, uno de los conjuntos de estupas antiguas de mayor envergadura que se conservan en China. Las estupas son monumentos espirituales budistas con una estructura en forma cónica.  Están colocadas en 12 filas formando un triángulo y mirando al río Amarillo. 

Se piensa que fueron construidas durante la dinastía Yuan , aunque se desconoce el año exacto de su construcción. El número 108 es muy importante en la numerología china y en la simbología budista, de hecho, podemos encontrar referencias de él en la estupa de Borobudur (Java) donde hay 108 Budas mirando a cada punto cardinal del monumento. En Muktinath (Nepal) hay 108 caños en la fuente sagrada. A muchos templos se accede por una escalera de 108 peldaños, o de dos tramos de 54, o tres de 36.  En los templos de Angkor Wat (Camboya) hay numerosas alusiones al 108, que desempeña un papel importante en el simbolismo de la estructura del mayor complejo religioso jamás construido.


Otras referencias al 108 ...

Un mala o yapa mala es una sarta de 108 cuentas esféricas, generalmente de madera, usada en el hinduismo, el budismo y el sijismo para recitar mantras o el nombre o los nombres de una deidad. 
En el hinduismo, el número 108 tiene una importancia mística, ya que se considera un perfecto dígito de tres cifras, múltiplo de tres, cuya suma de sus dígitos es igual a 9, que es tres veces tres. 

De hecho, en el hinduismo, 
el número 108 aparece reiterativamente en casi todos los aspectos de la vida: 
En la danza tradicional india existen 108 formas de baile, al igual que 108 formas de colocarse un Sari. 

En el alfabeto Devanagari existen 54 letras y cada una posee el aspecto divino de Shiva y Shakti (aspectos masculino y femenino) por tanto 54 veces 2 es 108. 
De igual forma Vishnú, el Dios conservador de la Sagrada Trinidad, tiene 108 nombres principales. 

El Sri Yantra, una imagen de gran poder en la religión hindú y budista, cuyo nombre se puede traducir literalmente como: máquina, posee ciertos puntos sagrados (marmas) en los cuales se interceptan tres líneas a la vez. Hay 54 intersecciones de ese estilo en el diseño y cada una tiene el aspecto divino de Shiva y Shakti, con lo cual 54 x 2 equivale a 108. 
Según se creía estos 108 puntos marmas que definen el Sri Yantra, se pueden encontrar en el cuerpo humano. De hecho, es curioso que para algunos autores en anatomía, el cuerpo humano posee 108 huesos.


En el Hinduismo, cuando se analiza el concepto de tiempo, se cree que existen 108 sensaciones asociadas a éste: 36 asociadas al pasado, 36 al presente, y 36 al futuro. De hecho, se cree que si una persona en meditación continua, logra estar tan calmada que respira sólo 108 veces por día, obtiene la iluminación.

En la astrología védica, existen 12 constelaciones y 9 segmentos de arco llamados namshas o chandrakalas (Chandra es la luna , y las kalas son las divisiones entre el total). 9 veces 12 son 108. De igual forma existen doce casas astrológicas y 9 planetas (de nuevo 12x 9=108).

Como podemos ver, las apariciones del número sagrado son casi infinitas en esta cultura.

En el Budismo el número 108 tiene también varias representaciones. Se dice que existen 108 tipos de oscurecimientos mentales que impiden ver claramente o con la vista de un Buda, despierto o iluminado. Estas 108 kleshas provienen a partir de la siguiente fórmula: Las tres formas de experiencia (positiva, negativa o neutra) multiplicada por los 6 sentidos (vista, oído, tacto, gusto, olfato y conciencia o mente) nos da un total de 18. Luego estos 18 por las dos formas de experimentar toda experiencia ya sea como apego o aversión nos da 36. Y estas multiplicadas por las tres formas de tiempo (presente, pasado y futuro) termina por darnos el número de 108. Cuando el ser es capaz de superar estas 108 klesha entonces alcanzará el nirvana o la iluminación.


En la numerología occidental, el análisis de este número es muy interesante. Si tomamos 108 (1-0-8) .... El 1 representa la divinidad, la verdad más alta; el 0 representa el vacio, o el absoluto en la práctica espiritual, y el 8 simboliza el infinito.

Según la perspectiva de Pitágoras el 9 es el límite de todos los números, los números restantes surgen y existen de éste, ya que la serie numérica está conformada por 1,2,3,4,5,6,7,8,9 más el 0 que se considera aparte. Con base en éstos se puede generar cualquier número. Curiosamente si sumamos 1+0+8 obtendremos 9. Y si se divide 108 en la mitad, tercios, y cuartos siempre se obtienen múltiplos de 9. Esta es la razón por lo cual existen Japas (rosarios orientales) con 54, 36, 27 o 9 cuentas…


Os dejo una pequeña historia de la tradición hinduista en la cual aparece este enigmático número .... 

La historia cuenta que en una época el señor Shiva se encontraba absorto en una profunda e incesante meditación. Su ascetismo estaba creando un gran calor en el universo, por lo que toda la creación estaba en peligro de arder en llamas. El señor Brahma, evidentemente preocupado, le pidió a la madre universal (Shakti maa) que usara su fuerza y encantos para seducir al señor Shiva y apartarlo de la meditación. La madre divina aceptó y encarnó como Sati la hija de Sri Daksha. 

El señor Shiva quedó tan encantado con la belleza y ascetismo de Sati que tomó forma humana y se casó con ella. Años después, el padre de Sati ofendió al señor Shiva en un festín. Sati estaba tan humillada que, ante la imposibilidad de irrespetar a su padre para defender a su esposo, decidió inmolarse en el fuego ceremonial que ardía en el lugar. Shiva completamente descorazonado trato de rescatar lo que pudiera del cuerpo de su amada y voló hacia los cielos. 

A medida que Shiva ascendía por los aires, los latidos de Sati caían a la tierra. ¡Cayeron 108 latidos para ser precisos! Los lugares donde cayeron los latidos de Sati son lugares Sagrados de peregrinación en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario